La DO Navarra vive una de las vendimias más tempranas de la historia

 

DSC_2953_512x768

 

Los viticultores y bodegas están recogiendo tanto las variedades de uva blanca como las tintas, en todas las zonas del mapa vitivinícola de la denominación de origen, en una de las vendimias más tempranas de la historia.

La vendimia se generaliza en las cinco zonas en las que se divide la Denominación de Origen Navarra: Ribera Baja, Ribera Alta, Baja Montaña, Valdizarbe y Tierra Estella. Los 2.165 viticultores y las 96 bodegas recogen las variedades de uva blanca: Chardonnay, Viura, Moscatel de Grano Menudo, Garnacha Blanca, Malvasía y Sauvignon Blanc y las tintas: Tempranillo, Garnacha, Cabernet Sauvignon, Merlot, Graciano, Mazuelo, Pinot Noir y Syrah.

De momento, en el ecuador de la vendimia, las tolvas han recibido más de 30 millones de kilos de uva, cerca del 80% en la ribera navarra. En estos momentos, la recogida de todas las variedades blancas está finalizando salvo las destinadas para vinos de ‘vendimia tardía’ y la de las tintas se ha generalizado en todas las zonas de la DO Navarra.

El adelanto en el inicio de la vendimia sigue marcando la presente campaña en toda la región. Dicha antelación se mantiene en el ciclo vegetativo de la viña y de la uva. “Probablemente nos encontremos ante la vendimia más precoz de la historia reciente de la viticultura navarra”, afirma el presidente del Consejo Regulador de la DO Navarra, David Palacios.

Conforme avanza la vendimia, se acentúan las previsiones de un posible descenso de la cosecha. La sequía que ha sufrido la viña durante el verano y las temperaturas altas de la época estival han tenido una mayor incidencia de lo previsto y por lo tanto, los kilos totales de uva recogidos serán menos de lo que la campaña apuntaba en su inicio.

Finalmente, salvo casos concretos muy localizados aunque de gran importancia, las lluvias han pasado desapercibidas en la primera mitad del desarrollo de la vendimia por lo que la uva no ha sufrido alteraciones por el exceso de agua o de humedad. Por el contrario, las temperaturas suaves que están caracterizando al mes de septiembre, con unas oscilaciones térmicas entre el día y la noche muy acusadas están favoreciendo una maduración mucho más completa y de gran calidad. “La uva que estamos recogiendo es muy buena y se encuentra en un estado sanitario óptimo. Con ella, esperamos elaborar grandes vinos blancos, rosados y tintos”, añade Palacios.

Fuente de la información: www.interempresas.net