Redescubriendo la Garnacha, la mejor variedad autóctona de España

 

Redescubriendo la Garnacha, la mejor variedad autóctona de España

Según un reportaje publicado recientemente en el ICEX, la variedad Garnacha experimenta un importante “resurgir” en España gracias en gran parte a proyectos como el integrado por tres jóvenes enólogos y viticultores que desarrollan sus carreras ‘oficiales’ en prestigiosas bodegas del panorama nacional: “Comando G”.

Éste se compone de tres singulares integrantes: Fernando García (Bodegas Marañones), Daniel G. Jiménez Landi (Bodegas Jiménez Landi) y Marc Isart (Bodegas Bernavela) cuya pasión en común es: la elaboración de los mejores vinos de Garnacha, capturando y expresando el terruño de parcelas singulares de esta variedad.

Aunque hay quien cariñosamente los llama ‘enochalados’, en realidad, esta ‘bodega virtual cooperativa’ realiza una labor muy seria localizando viñedos de cepas viejas de Garnacha en el área de la Sierra de Gredos, ubicada entre las provincias de Madrid y Ávila. Y su trabajo supone un verdadero soplo de aire fresco tanto en la forma de elaborar —extrayendo la personalidad propia de cada parcela— como en la de comercializar, bautizando y vistiendo a sus vinos de un modo muy peculiar.

La variedad Garnacha es la más cultivada en España, y está considerada como uva principal en numerosas denominaciones de origen. Habitualmente de gran rendimiento y con alto contenido alcohólico, se la ha relacionado tradicionalmente con vinos vigorosos, por lo que su elaboración como monovarietal no está muy extendida. Sin embargo, el trabajo de recuperación de las garnachas castellanas que llevan a cabo el Comando G y otros elaboradores está descubriendo un enorme potencial para la creación de vinos singulares de muy alta calidad. Para algunos expertos, esta variedad es quizá la mejor de las autóctonas del centro de España, y encierra unas posibilidades que hasta hace poco tiempo casi nadie reconocía.

Fuente: Instituto de Comercio Exterior de España